Infobae

09.11.17.

Así fue BioArgentina 2017, la cumbre de tecnología de punta

Científicos, emprendedores y empresas se encontraron para potenciar la innovación en biotecnología en el país.  Más de 500 profesionales participaron de las conferencias magistrales y los encuentros de vinculación.

Hugo Sigman, presidente de la CAB junto al panel de expertos nacionales e internacionales que participaron de Bioargentina 2017.

Hugo Sigman, presidente de la CAB junto al panel de expertos nacionales e internacionales que participaron de Bioargentina 2017.

Una nueva edición de BioArgentina contó con la participaron más de 500 emprendedores relacionados a las áreas de tecnología, industria farmacéutica, sanidad animal y vegetal, agronegocios, biocombustibles y alimentos, entre otros.

Se realizaron 300 entrevistas en donde científicos dieron a conocer sus proyectos más innovadores ante la atenta mirada de expertos locales como Endeavor, la Unión Industrial Argentina (UIA), la aceleradora de empresas Grid Exponential, Tim Hart de Oxentia, la empresa de Innovación de la Universidad de Oxford y Curtis Keith, director científico de la aceleradora de biomédica Blavatnik de la Universidad de Harvard.

Un conector entro lo público y lo privado

“Es indispensable insertar al sector privado con la industria del conocimiento”, destacó Hugo Sigman, presidente de la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB). Es que BioArgentina tiene como objetivo promover la vinculación entre el sector público y privado en materia de biotecnología, área en la que nuestro país busca posicionarse como líder regional por su oferta y capacidad técnica.

El encuentro tuvo lugar en el Hotel Sheraton de la provincia de Córdoba y fue organizado por la CAB y contó con la presencia de referentes en vinculación y transferencia tecnológica de nivel internacional como Tim Hart de Oxentia y Curtis Keith, director científico de la aceleradora biomédica Blavatnik.

BioArgentina busca funcionar como eje entre los sectores que podrían impulsar la biotecnología local.

“Argentina tiene una inversión en Investigación y Desarrollo muy pequeña en relación al PBI si se compara con otros países más desarrollados”, explicó Sigman y agregó: “Esto ocurre porque existe todavía un divorcio histórico entre el sector científico y las empresas. Para potenciar el desarrollo de un ecosistema emprendedor en el país son necesarios tres aspectos: la vinculación tecnológica, la creación de un sistema financiero que posibilite a las empresas desarrollar sus proyectos y los incentivos fiscales para que el privado invierta más en investigación y desarrollo”, señaló.

Por su parte, el ministro de Ciencia de Córdoba, Walter Robledo destacó la creación de la agencia Innovar y Emprender una sociedad de capital mixto para fomentar emprendimientos y aceleradoras de empresas. Mientras que Lucio Castro, secretario de Transformación Productiva del Ministerio de Producción de la Nación, indicó que el financiamiento y la desburocratización son dos herramientas claves para este sector intensivo en conocimiento. Y recordó el acuerdo firmado en conjunto con la CAB este año para reglamentar la Ley de Biotecnología.

Pioneros internacionales

A continuación Tim Hart, director de Desarrollo de Oxentia, empresa de Innovación de la Universidad de Oxford, brindó varios consejos para aquellos científicos que quieran ser emprendedores:“Es importante volver a pensar con la libertad que tienen los chicos, con su misma inocencia porque es el único camino para poder ser creativo, y sobre todo, aceptar equivocarnos.”

Por último, Curtis Keith, director científico de la Aceleradora Biomédica Blavatnik de la Universidad de Harvard explicó que desde su fundación en 2008 hasta hoy apoyaron 93 proyectos de los cuales la mitad ya tienen alianzas con distintas firmas del sector. Uno de los ejemplos recientes más exitosos fue el de la empresa Editas Medicine que se dedica a la edición genética (CRISPR) que obtuvo $94.4 millones en su primera oferta pública el año pasado en los Estados Unidos.

Al finalizar las conferencias, Graciela Ciccia, directora de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Grupo Insud, inauguró las sesiones de la tarde “en donde se desarrollaron más 300 reuniones de vinculación entre emprendedores y empresas de biotecnología”, comentó.

Acerca de la Cámara Argentina de Biotecnología

La CAB se fundó con el objetivo de contribuir a una política público-privada en biotecnología y al desarrollo del sector, a partir de una mirada global que integra desde la investigación y el desarrollo hasta la producción, comercialización y exportación de productos biotecnológicos. Agrupa a empresas de primera línea de diversos rubros como industria farmacéutica, alimenticia, sanidad animal y vegetal, diagnóstico, industria agropecuaria, forestal y biocombustibles.

Las empresas socias de la entidad son Aceitera General Deheza, Amega Biotech, Arcor, Argenomics, Bioceres, Biogénesis-Bagó, BioProfarma-Bagó, BioSidus, Chemo, Diagramma, Denver Farma, Don Mario Semillas, Elea, Gador, Garruchos, Indear, Kheiron, Ledesma, Mabxience, Molinos Río de la Plata, Porta Hnos, Rizobacter, Sinergium Biotech, Terragene, Vicentin y Wiener Labs.

Volver a Novedades